26 julio 2007

Recuerdos imborrables


Recuerdo como si fuese hoy cuando por primera vez te vi. Caminabas con el paso apurado de tus pies y al ritmo de las baldosas flojas. Toda vos se encontraba completamente empapada como consecuencia de esa extraña lluvia de verano que comenzó a caer repentinamente sobre la ciudad y cada uno de nosotros. Recuerdo que por mirarte fui golpeado en la frente por la punta de ese paraguas asesino, sediento de ojos ajenos, que portaba una anciana de baja estatura. Vos pasaste a mi lado y tus ojos se posaron en los míos por un segundo de eternidad. Recuerdo que por alguna extraña razón pude distinguir las lágrimas que te brotaban por entre las gotas de lluvia y sentí un click en mi interior que todavía hoy no puedo explicarlo. En ese momento te seguí con la mirada y vi como te metías en el interior de aquel bar que se encontraba en esa conocida esquina del centro.
Recuerdo que sin ninguna razón aparente decidí entrar al mismo bar que vos y me senté justo en una mesa a un costado de tu costado. Vos estabas junto al ventanal y mirabas a las personas, a la ciudad, y a la misma lluvia de una manera que me recordó una antigua postal que siempre me había causado el nudo en el estómago que ahora otra vez estaba sintiendo. Recuerdo que me acerqué a tu mesa y te ofrecí un pañuelo de papel donde dejar las lágrimas. Vos me agradeciste y yo dije algo que te arrancó sin querer una sonrisa. Nos pusimos a conversar y pedimos al mozo tomar algo fuerte y la fortaleza llegó dentro de una botella de tequila. Los vasos pasaban y me fui enterando de las razones de tus lágrimas, pero a medida que me contabas te ibas dando cuenta que no valía la pena llorar por ese tipo que pasaba a convertirse felizmente en tu ex.
Recuerdo que días después nos volvimos a ver, esta vez no fue por medio de las cartas del azar sino con una cita arreglada con precisión a través del teléfono. Yo te esperaba sentado dentro de un pub con vista al río y cuando llegaste creí que mi corazón iba a explotar de la emoción. Estabas realmente hermosa y recuerdo que por un segundo se me cruzó la idea de un futuro que no tardaría en llegar. Comimos y tomamos algo acorde a la ocasión. Después nos fuimos a caminar por entre calles empedradas mientras nos reíamos y nos mirábamos diciendo lo que la boca todavía no se animaba a decir. Recuerdo que un taxi nos llevó hacia mi departamento y que entre la música tenue de fondo y algunas velas encendidas nos dimos el primero de los tantos besos que tendríamos el uno para el otro.
Recuerdo que al llegar la mañana me desperté y al ver tu cuerpo desnudo descansando a mi lado, supe que desde ese preciso momento el amor se había instalado en nuestras vidas.
Recuerdo cuando te convencí de mudarte conmigo y me sorprendí de toda la ropa que tenías guardada, del viaje que hicimos a la costa durante aquella última semana de diciembre, de todas las fiestas y cenas de negocios que aprendimos a compartir, de las noches de estudios y las mañanas de exámenes en las que nadie hablaba con nadie, de los regalos sin motivo alguno, de los desayunos sorpresivos, de los mensajes grabados diciendo que te extraño, que te quiero, que te amo.
Recuerdo la posibilidad de un aumento de sueldo que me hizo dedicarle un poco de más horas a mi trabajo, a vos al principio te entusiasmó pero después comenzaste a no quererlo. Recuerdo que comenzaste a reunirte más tiempo con tus viejos amigos y que alguna vez, después de despertarte de algún sueño extraño, me llamaste por el nombre de tu ex. Recuerdo que aquella noche discutimos y yo me fui a dormir al sillón. Recuerdo que desde ese momento algo se quebró.
Recuerdo que mientras yo iba ahorrando, en el más absoluto de los secreto, para comprar la casa de nuestros sueños, vos comenzaste a hacer un curso de algo que te hacía volver a casa agotada y sin ganas de nada. Recuerdo que cada vez nos veíamos menos mientras vos lograbas juntarte cada vez más con tu nuevo grupo de amistades, hasta que una mañana me comunicaste por medio de una carta, escrita durante un momento de furia ciega, que hasta acá habíamos llegado, que te habías dado cuenta que yo había dejado se ser alguien importante en tu vida, y algunas otras cosas más que me hirieron, pero no tanto como el enterarme de que volvías con tu ex, aquel del que te habías separado cuando yo te encontré caminando sin rumbo a través de la lluvia y de la ciudad.
Y ahora, mientras me encuentro sentado en el bar en el que alguna vez estuvimos juntos, miro por el ventanal que tengo a mi lado a las personas, a la ciudad, y a la misma lluvia que comienza a caer. Y tristemente me doy cuenta de que te sigo recordando como siempre, como aquel primer día en que te descubrí y que jamás pude olvidar.

27 comentarios:

peregrina dijo...

La primera persona hace tan subjetivo el texto! Lleno de hallazgos expresivos “paraguas asesino, sediento de ojos ajenos”, el uso justo de la anáfora “recuerdo…” intensificadora de un tiempo ido y esa manera de decir … parece dedicado a una sola persona, mientras el resto somos unos voyeurs , para terminar en un “y ahora” que cierra con un toque melancólico y certero tu tan intimista historia.
un abrazo

Ferípula dijo...

Querido amigo...después nos dicen "que linda historia!"...como si la realidad no inspirara todas las cosas...

Lo extraños son esos momentos en que pensás que REALMENTE esa felicidad será eterna.

Este café de la esquina ya te ha contenido muchas veces....

Un abrazo, sin historias.

Evan dijo...

Me impresionó como se iba llenando el texto de tristeza a medida que las letras iban perdiendo color...

No sabés como me gustó esto!!

Te dejo un abrazo enorme, espero que no sea algo verídico, que sea solo un cuento.

*AntagoniSta* dijo...

Menos mal que me agarró con un paquetito de Kleenex en la cartera, Ayyy! Don Gasper, que mal día para semejantes letras!!!, yo en pleno proceso de olvidar y ud. repite así como si nada, que recuerda todo como el primer día!!

Snif, snif, snif :(
Sí, estoy triste y hoy no vengo en busca de mate, no le anda sobrando un abracito por ahí?

NINA P. dijo...

Hola Gasper;
Pasando otra vez por acá...gracias por tu comentario en "Vínculos", me hizo bien, no sé porqué. Con respecto a lo que escribís...ojalá sea pura narrativa y no tenga nada de vos(aunque eso nunca pasa), por lo triste digo...Nina P.

Jake dijo...

CHE Gasper...esta parte:
" ahora, mientras me encuentro sentado en el bar en el que alguna vez estuvimos juntos, miro por el ventanal que tengo a mi lado a las personas, a la ciudad, y a la misma lluvia que comienza a caer. Y tristemente me doy cuenta de que te sigo recordando como siempre, como aquel primer día en que te descubrí y que jamás pude olvidar.
"


bueno...no sé...me reconocí a mi misma en algo igual...
te dejo un abrazo

:)

Maria Cristina dijo...

Hay que lindo post siempre hay personas que marcan nuestras vidas de forma maravillosa

Luz del Olvido dijo...

No se porque pero me encanta la palabra recuerdo.
Gran texto, lleno de tristeza eso sí.
POrque en los bares simpre encontramos nuestros recuerdos?

Waipu Carolina dijo...

Cada vez que leo tus historias me sorprendes y me deleitan.
Cuanto amor, cuantas ilusiones, cuanta sensibilidad y cuanta realidad en tu historia.
Un día crees que lo tienes todo y al otro te das cuenta que nada es seguro ni para siempre.Entonces te preguntas en que momento algo se rompió.
Me uno a Peregrina en sus comentarios tan bien descritos de la forma en que escribes.

Un saludo

modes amestoy dijo...

hermosísimo relato, recuerdo, ensoñación dentro del tiempo.
Un abrazo

Lucila dijo...

Un placer pasaearme por esos recuerdos, esos instantes pegados a ti con sentimientos profundos y anhelos a flor de piel.
Buen post. buenas letras.
Besos!

Arleqino dijo...

muy emotivo.
como si perlas de recuerdos se enhebracen en el hilo de tu voz.
muy bello, sinceramente.

un abrazo mi amigo.

Ninoschka dijo...


Feliz Fin de Semana

........._.;_'.-._
.......{`--..-.'_,}
.....{;..\\,__...-'/}
......{..'-`.._;..-';
.........`'--.._..-'
...........,--\\....,-"-.
...........`-..\\(..'-...)
................\\.;---,/
............,-""-;\\
........./....-'.).\\
..............--'`..\\
.....................\\


Te leí y se me llegó a parar el corazón... pues la duda de que te haya pasado a tí... me entristeció mucho mucho... Ojalá que tan sólo haya sido una idea boba mía!!
Lo único que deseo es que la felicidad nunca te abandone..!
Bss
-yo-

Virghö dijo...

Y si el amor es cíclico aquí se ha terminado uno. Pero seguramente dará comienzo a otro que será tan maravillosamente mágico como el anterior.
El degradé de emociones es sencillamente fascinante.

Besos.

Juan Ignacio dijo...

Los sentimientos (si otra especie los tiene no me importa) son, creo yo, EL rasgo que nos define como personas. Es algo complicado, que lo tenes, pero nadie te dice como mierda menejarlos o como mierda son, acaso nadie lo sabe. Es algo volatil, inestable (no importa que sientas: es fuego y hay polvora en todas las calles de tu cabeza) que explota siempre cuando no lo esperas. Pero es lo que tenemos, y a veces invertimos alegrias en los sentimientos: eso no esta ni bien ni mal, es asi, porque asi somos y no hay opcion en cambiar lo que te define como tal.

Si alguien le hubiese profetizado al Principito que moriria por una serpiente, de seguro se hubiese quedado en tu magro asteroide.
Lo que ahora sentis, mi querido Gasper, un dia lo vas a tirar por una nueva felicidad, y con esa, despues, hay que ver que pasa.

Un dia nos contamos nuestras penas/alegrias con alcohol.

UN ABRAZO!

Ferípula dijo...

Paso por acá...
Bolivar...Cómo anda Bolívar?
Me voy al otro. Besos!

NeoNativa dijo...

Hay cada historias en la nostalgia.
Siempre hay un ex a quien odiar y otro a quien extrañar, lo importante es saber donde uno realmente quiere ir y aveces eso requiere de mucho valor y otras tantas tristezas

Un beso enorme!!!

Susymon dijo...

Esas historias de los ex...siempre se las ingenian para volver y joderle la vida a uno que ya empezó a planificar una nueva historia...Un abrazo!!!

Roberto Sánchez dijo...

Don gasper creo desde mi humilde opinión que es el mejor texto que he leído en este barrio, o al menos el que más me ha gustado el final es brillante, es como la canción de sabina esa que dice" volví al bar a la noche siguiente a brindar con su silla vacía...

salud y buenos alimentos

Waipu Carolina dijo...

Én mi post de hoy te paso un pequeñito meme, como sé que te encanta la lectura.

un abrazo amigo

mi despertar dijo...

Gasper no sé porque pero me hiciste lagrimear, no sé que hay dentro de vos cuando te leo....y te cuento un secreto...SOS MEJOR QUE BUCAY.Te dejo un beso

Juan Ignacio dijo...

Bucay es un ladrón... la gente que escribe libros diciendote cosas obvias para solucionar problemas comunes tendria que ir en cana.

Juan Ignacio dijo...

De onda, no...

*AntagoniSta* dijo...

Jajaja, Cuánta raaaazón Juan Ignacio!!!

Perdón Gasper, pero necesitaba decirlo :P

Juan Ignacio dijo...

Ni hablar, me parece (a mí) que no se puede comparar a Garper con Bucay. Cualquiera con onda, buena diccion o escritura, dice lo mismo que el gordo y de mejor manera. Son libros de "Autoayuda" pero solo para el autor y la editorial que los venden...

Beatrix dijo...

Hola Gasper, gracias por pasear por mi blog y dejar tan bonito comentario..
saludos

Beatrix dijo...

Gasper que pena te he llamado igual que al fantasma amigable..