31 agosto 2007

Nunca es tarde


Papá me ofreció esta mañana ocupar un puesto de trabajo bastante interesante en la compañía de correo donde él es uno de los principales jefes responsables. Le pedí que me diera una semana para pensarlo, pero viendo que se mostraba entusiasmado y que ya había hecho planes para compartir junto a mí ciertas tareas del lugar, decidí aceptar el ofrecimiento y el cargo. Sólo le puse como condición no trabajar los sábados y que me prometiera no hacer ningún tipo de diferencias conmigo.
Luego de acordar estas cuestiones, me dijo que el lunes comenzaba con mi primer trabajo. Le agradecí el gesto y entré a la cocina a contarle a mamá las novedades. Ella se puso muy contenta y para completar la felicidad, me mostró lo que tenía escondido dentro de la heladera. Se trataba de una torta de cumpleaños para festejar el mío que llegaba puntualmente mañana sábado. Le di un beso tan grande como pude y me fui a la casa de mi novia.

Pasé a buscarla y le conté las frescas noticias de la jornada. Se alegró mucho y confesó sus ganas de conocer a mis padres. La verdad que yo también tenía ganas de que ellos la conocieran pero eso no dejó de ponerme un poquito nervioso. Quedamos en que mañana a la noche, en la pequeña reunión que iba a realizar por motivo de un nuevo aniversario de mi nacimiento, se concretaría el encuentro tan esperado. Nos despedimos hasta el próximo día y me volví a casa rápido para las llamadas correspondientes a las personas amigas que quería que estén mañana presentes.

Llego el día y la hora señalada. El momento me encontró vestido y peinado para la ocasión. El clima era de total felicidad. Mi novia le cayó muy bien a mis padres y ellos muy bien a mi novia. Mis amigos fueron llegando más tarde con sus regalos. Algunos libros, un saco de abrigo, tarjetas, adornitos, y otros presentes más. Ahí estábamos todos en el comedor hablando, contando chistes y anécdotas algo olvidadas, hasta que la luz se esfumó y se hizo presente la torta de cumpleaños preparada por mamá con sus velas encendidas.

Todos los presentes realizaron un respetuoso silencio para que yo pueda concentrarme en el pedido de los tres deseos. Pero los miré a todos y decidí cambiar la tradición. Y en lugar de pedir, preferí realizar agradecimientos.

Entonces con los ojos llenos de lágrimas y el corazón peligrosamente agitado por la emoción, comencé con los agradecimientos...
Porque dentro de dos días voy a estar trabajando junto a mi papá, cumpliendo uno de sus sueños.
Por contar con el amor infinito e incondicional de mi mamá.
Por tener la novia más linda de todas.
Por tener amigos que son como los hermanos que nunca tuve.
Y, sobre todo, por haber llegado en tan buen estado a esta etapa de mi vida.


Terminadas estas emotivas palabras, y con la ayuda de todos, me acerqué a la torta y apagué las 60 velitas que delataban mi edad.

28 comentarios:

Sol dijo...

60 velitas?? ji ji ji!!
Es verdad, nunca es tarde.

Me gustó la tibieza de tu relato.
Un beso.

tanguetto dijo...

Me encantó tu relato.
Asombroso final.

Te recomiendo el blog de mi amiga Marina:

http://impensamientos.blogspot.com

Abrazo.

mi despertar dijo...

Mi querido Gasper, eres mi escritor favorito acordate antes era BUCAY... ahora es GASPER. Besitos de chocolate

Naimad dijo...

Loco, sos groso en serio eh!! Un Abrazo.

Carlos dijo...

...a qué edad se jubilará?
;)

Saludos hermano.

Gardenia blanca dijo...

:) me encanto,
Me gusta como escribes.

aqui andaré bien seguido.

besos y abrazos!!

Evan dijo...

Como siempre me sorprenden tus finales Gasp, me emocioné igual que el clumpleañero!

Besitos!

Monica dijo...

Ayyy gasper estaba esperando un final distinto, en cualquier momento empiezo a leer tus cuentos por el final, jajaja,
Entré a visitar a Bettina y dice que es el día del bloggero, por lo tanto te digo Muchas Felicidades!!!
PD:yo pongo dos velitas con los números tengo miedo de hacer un incendio.

Gasper dijo...

Sol: Quizás la tibieza del relato se deba a las velas.
Me alegro que te haya gustado.
Besos cálidos

Tanguetto: Soy asiduo visitante de tu amiga, una gran escritora.
Abrazo de 2x4

Mi despertar: Che, me hiciste sonrojar.
Besos seleccionados

Naimad: No exagere. Con que le haya gustado ya me siento halagado.
Abrazo en serio

Carlos: En este país no conviene jubilarse. Ya se verá.
Abrazo juvenil

Gardenia Blanca: Y a mí me encanta tu visita por estos lados.
Un beso grande para vos

Evan: Gracias por entrar en la dimensión del cuento.
Besos sorprendentes

Mónica: De esa manera quizás entonces te sorprendan los principios.
Te mando un beso del derecho y... Feliz día del Bloggero, entonces.

Ferípula dijo...

jajaja!!!! Medio lentón el hombre!!! jaja!!!
Y el papá? Cuántos tenía?

La novia..bueno, a esa edad es todo posible...
Te faltó decir que al soplar las velitas....salió volando la dentadura postiza, porque no había renovado el Corega.


jaja!!!!! Feliz cumpleaños!!!!!!!!!!♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Race Point dijo...

Son muy pocos los que saben agradecer el presente. Cada dia te admiro mas no solo como escritor, sino como persona al tener un alma tan sensible. Un muy fuerte abrazo.

PD. De que era la torta?

nadaquedemostrar dijo...

:)

...si es que lo mejor de todo es tener el espíritu joven (es lo que me digo yo cuando me miro al espejo...)

Un placer leerte (dicho con un cálido abrazo de regreso)

Vuelvo a dar guerra.
No dejé de leerte.

...estoy feliz.

peregrina dijo...

Mi amigo! Cuabdo a empecé a leerlo, pensé, ojo que se viene un final con vuelta de tuerca y de todos modos me sorprendiste!!!!
Breavooooo!!! mis sexagenario amigo!!!

*AntagoniSta* dijo...

Y yo te juro, cada renglón que leo me quiero ir haciendo la canchera para bancarme el punto final que se aproxima y naaaaa, no hay caso!!! siempre me dás vuelta con los finales!!!!

Qué lindo, qué lindo... aunque me dieron ganitas de comer torta :(

Waipu Carolina dijo...

Qué bello amigo,
nunca se me había ocurrido que a veces uno debería hacer lo contrario!!
Lo que más me encanat de tus historias son los finales sorprendentes...porque ya después de leer mucho, a veces te adelantas a los finales. Contigo es imposible!

Un saludo

Checha dijo...

El tiempo no está en la edad, definitivamente!

Maria Cristina dijo...

pasa por casa que hoy me toca celbrar y agradecerte :)

Sonrisa de luna dijo...

60? vamos en la flor de la vida y nunca es tarde si la bicha es buena, ajajajajaja ainsssssss no que era la dicha, ajajaj en que andaria yo pensando?, ejejejejej
que pases un buenisisisisisismo dia, tanto o mejor que yo , jajaajjaaj aunque pa superar el mio te va a costar sangre y sudor, ajajajajaajajajaj, que no que no que seguro que lo pasas mejor que yo, ainsssssssssss que vuelvo con las pilas cargadisimas, ajajajajajjaaj muackkkkkkk cientos de besos, miles de abrazos y millones de sonrisas, ajajajajaj

Cecis ... funámbula dijo...

Agradecerte a vos por tu inmensa, infinita geneosidad...por tu grande, enorme dulzura y por tu caricia tierna, esa que lleva cada una de tus palabras....Hoy lo necesitaba...mas que otras veces...
Gracias!!!
Un fuerte....fuerte...y largo abrazo, si?

modes amestoy dijo...

velas delatoras...
esas traidoras.
Un abrazo y a trabajar.
Con tu novia, tú verás.

Penélope dijo...

hace mucho que no paso por acá. de hecho hace mucho que no paso por ningún lado... pero bueno.. ya lo decís en el título.

unbeso

Susana dijo...

nunca es tarde...si la dicha es buena

un beso

Susymon dijo...

jajaja...me mataste...60!!!!!!!!!...te envidiooo FELIZ CUMPLE!!!
marche un sarcófago para tus papis...con todo respeto ehhh.
Un abrazo

mabel casas dijo...

gasper
gracias por tus visitas a rios de la surera
y fatal de bueno este cuento...
es una gran botica,tiene de todo...desde la ternura la sugerencia a los cambios,la cr�tica velada a la eternaaaaa adolescencia y el boom del final inesperado,aunque confieso que se me cruz� que a tanta dulce torta unicamente un final as� la derribaba...jajaj realmente produce hasta la risa necesaria...gracias
cari�os
surera,también orillas de la cuentera (http://cuenteraderio.blogspot.com/)

Jake dijo...

chango tus finales me dejan boqueando.
qué lo tiró!
entre vos y ernnesto no gano para emociones

sos tan lindo gasper!!!!

abrazote

Dédalus dijo...

Estupendo, sobre todo el final, Gasper.
Parece mentira, pero sólo esas siete u ocho últimas palabras, reinventan por completo tu relato.
Un abrazo.

Maby dijo...

Lindo Gasper! Y linda la hora en que consideremos que a los 60 todavía hay pilas para rato!

Besos de nuestra edad.

Clarice Baricco dijo...

ayy me fascinan las historias de correos....creo que debes de seguir escribiendo la historia y saber como le va a este personaje.
Tus finales siempre nos dan la vuelta.
Un señor que sueña.
Me gustarìa ser cartera.

Besos amigo