28 septiembre 2007

El verdadero final

Me avisaron tarde por la noche mientras me encontraba tirado sobre el sillón, tomando algo con hielo y concentrado en unos discos de tango y jazz que adquirí la semana pasada en una casa de usados y que todavía no había podido escuchar como debía.
Es extraño pero, pese a mi costumbre, solamente dejé que el teléfono sonara dos veces, quizás para poder proseguir con mi tarea musical, o porque sentí el golpe en el pecho como cuando mi intuición me quiere decir algo y no encuentra otra manera de comunicármelo.
Del otro lado de la línea una voz anónima me contaba la noticia con respecto a Nadia.

Colgué el tubo y me dejé caer en el sillón. Antes puse más hielo en el vaso y lo llené de un whisky tan caro como añejo.
Con el primer trago me di cuenta de la realidad del mensaje, de la tragedia impensable.
Con el segundo trago comencé a sentir el dolor de las imágenes que comenzaban a desfilar por mi mente, mientras de fondo se escuchaban las notas de un piano ejecutando con sus teclas negras un viejo y triste jazz. Pero mi tristeza era demasiada y se acentuó aún más con las luces apagadas, con otro nuevo trago, y con los recuerdos colgados en la oscuridad de esta noche sin estrellas.

Nadia había sido mi novia diez años atrás. Fueron tiempos muy lindos y difíciles a la vez, por causa personales y por la ausencia de esa década en nuestras respectivas edades. Nos conocimos por casualidad durante un curso de orientación vocacional. Ella se encontraba dudando de su vocación y yo me encontraba seguro de mi desorientación. Pero cuando nos descubrimos supimos hacia dónde nos orientaríamos, por lo menos en lo que tenía que ver con el corazón.
Después de unas charlas, algunos cigarrillos compartidos, y salidas varias, unimos nuestras vidas hasta el final de los tiempos, sin saber que ese final se encontraba tan cerca en nuestros almanaques.

Sin embargo, el poco tiempo que estuvimos juntos fue maravilloso.
Y recorrimos el mundo sin salir de nuestros barrios.
Y caminábamos tomados de la mano hacia nuestros puntos de encuentros marcados por una plaza en soledad, por el conocido bar de la esquina, por el empedrado parejo e infinito, por las casas de colores, por los caminos de nuestros propios mundos.
Y juntos conocimos el diferente sabor de los mates, el sabor del tequila en tierras no mexicanas, la incomodidad de algunos cines, la traición de los relojes, el color de los cielos según las estaciones, el ardor de las hogueras, el dolor de las lejanías.

Pero algo pasó un día y una carta marcó el adiós que tiempo después dejamos de reconocer.
Nosotros, los de ahora, ya no éramos los mismos, pero no lo supimos hasta aquella fiesta en la que coincidimos.
Y en los jardines de aquel salón nos volvimos a descubrir, después de cinco años eternos.
Y reímos, y gozamos, y hablamos hasta que el dios sol nos encegueció y vos recordaste que estabas de novia y con una (nueva) vida casi armada. Ahí fue cuando nos dimos cuenta que el tiempo entre nosotros había pasado y que hacía media hora que el último de los invitados ya se había retirado.
Nos dijimos un nuevo chau sin palabras y con un beso que rozó parte de nuestros labios.


Eso fue lo último que supe de Nadia hasta ese llamado fatal de anoche.
Y con la mañana marcando el camino me dirigí al lugar indicado para experimentar de un solo golpe cómo es la muerte durante la vida.
Y mientras caminaba hacia tu encuentro iba recordando tantas otras cosas que yo creía estúpidamente olvidadas.
Hasta que llegué a la dirección donde te encontrabas caminando hacia la otra vida.
Y te vi...

Te vi con ese ramo de flores que alguien colocó entre tus manos.

Con esa forma tan particular de tu presencia iluminándolo todo.

Con ese pelo, ahora más claro, que alguna vez me tapó los ojos.

Con esa boca semicerrada, semiabierta, que me siguen diciendo cosas estando en silencio.

Con esa mirada que ya no puedo ver (lágrimas suicidas)

Con ese vestido blanco que viste tu cuerpo del mismo color.

Con ese "Sí, acepto" que no alcanzo a escuchar pero que le acabás de regalar en un tímido susurro a la persona que tenés a tu lado y al que acaban de declarar como tu legítimo marido.

31 comentarios:

*AntagoniSta* dijo...

Sin aire Gaspercito... y un nudo acá... en la garganta... que no me deja articular los dedos para dejarte escrito lo que siento.

Besos infinitos.

Isabel dijo...

Simplemente genial,Gasper,tanto el desarrollo como el desenlace...
"Sos divino"... :-)
Aunque casi he estado a punto de darte mi más sentido pésame
;-).
Besos "on the rocks"...

Juan Ignacio dijo...

Y lo peor es que deben garchar como la puta madre!!!!!

claudia dijo...

hola!
vengo siguiendo las huellas, desde monica, y te encontre confundiéndome, está muy bueno, muy
bien hecho, creo q todos pensamos otra cosa, :)
y en realidad el que quedó así fue el del wisky on the rock

me alegro de este encuentro, un abrazote desde aca nomas, tambien

besos!

nadaq dijo...

...te paso un vaso con mucho hielo, llénamelo hasta arriba ... quiero que compartas conmigo esa botella que hoy ves a medio vaciar...mañana será otro día lindo.

Me encanta esa manera de mantener la intriga ...y esos desenlaces tuyos ...todo un lujo.

...hip...sube la música...si?

Sonrisa de luna dijo...

me gusto mucho, pero porque tienes que ahorcarlos?, ajajajajajaaj pobresillos con toa una vida por delante, ajajajajajajajaj
besitos y que pases un requeteteteteteteteetete buen finde. a disfrutar¡¡ muackisssssssssss y miles de abrazos¡¡

mi despertar dijo...

Gasper Gaspercito gaston...me estás matando con tus escritos. Dale mandame una pero corto lo hacés en 5 minutos
besos de alfajor de chocolate

Roberto Sánchez dijo...

buenisimo! es como un tango que llora por la mujer perdida

salud y buenos alimentos

Roberto Sánchez dijo...

creo que comenté y lo borré la pucha..está buenisimo, es como un blues o un tango que llora por la mujer perdida, esa que nos damos cuenta cuando la perdemos definitivamente, muy humano y muy real

salud y buenos alimentos

Carlos dijo...

...me hiciste recordar una similar historia en mi vida.

El final fue así, solo que yo también fuí invitado =(

Snif.

Monica dijo...

Querido Gasper, por supuesto que estaba por pasar a la otra vida, la de lavar los platos, cambiar pañales, acostarte tarde, levantarte temprano, despertarse a la madrugada...jaja.. de la que te salvaste, después de todo, vos volviste a tu trago con hielo, a tus discos de jaz.
GASPER SALISTE GANANDO!!!
La verdad cada día me gusta más leerte.
Besazos

Gardenia blanca dijo...

Se me enchino la piel, gasper, que hermoso escribes, te juro que logras llegar hasta los más profundo de mi ser.
Primer amor!!, como olvidarlo si aun late mi corazón cuando lo recuerdo.

BEsitos!

hiskka dijo...

No se cual desenlace es peor si el que imaginé o el q sucedió...pero vaya que me agarraste con tu narración.
Gracias por tu saludo de cumple, pero porque el tirón de orejas?????

Evan dijo...

Ay... y a mi que se iban cayendo las lágrimas, hasta que al final me sorprendes... fué dramático pero no trágico como lo imaginé...

Sos un genio!!!!

Un beso Gasp!

Anónimo dijo...

me encantan los desenlaces de tus historias, esta en particular me gustó mucho

te dejo saludos

cony

PD: como habrás notado ya volví de bariloche... y tengo anécdotas jaja (y chocolate también)

mi despertar dijo...

Gasper sos el título de mi texto de hoy
besos alados escritor

Ferípula dijo...

Genial!
Genial.
Me dejaste helada.

El muerto entonces....fuiste vos.
Qué bien te sale esto, Gastón....
Qué bien!!!!
Te felicito ( dijo la seño :)


Buen finde!!!!

zel dijo...

Yo también caí en presentir un final horrible, ese lo fué para ella, no para nadie mas, creo, seguro que se goza más lo que se ansía, se pierde, se desea, i quizás, quizás, se consiga algun dia. Un beso, grande, tal vez de enhorabuena?

Sol dijo...

Uno de posts que más me han gustado Gasper. Wow, he leído palabra a palabra rápidamente aunque debía haberlo hecho despacio pero es que ya quería saber que más pasaba. Ahora lo voy a leer nuevamente, más despacio para saborear cada una de ellas.

Bello! Me dolió algo esto: 'para experimentar de un solo golpe cómo es la muerte durante la vida.'
Sabes? Me ha pasado.

Me encantó!
Un beso grande.

surera de rio dijo...

gasper

varias maneras de morir...

un relato con todos los ingredientes!! pero lo más importante : en perfectas proporciones
además desde lo tragicómico,pone la mirada en realidad humana
cariños

Clarice Baricco dijo...

Buen relato pero por desgracia no veo la imagen. Ahora ya me quedé intrigada.

No dejes de escribir chico.

Besos

Waipu Carolina dijo...

Siempre igual, me engañas y no caigo hasta el final. Eso es lo que más me gusta de tus escritos, que me sorprendes. No es que sea muy lista ni nada de eso, pero es que muchos libros después de leer unos cuanticos, muchos escritos, muchas películas les puedo descubrir lo que pasará antes de que acabe. no te pasa eso Gasper?
Y tú, señotito me confundes, me sorprendes, cuanto arte!

Pero tranquilo, que la chica de la historia con casarse no quiere decir que la perdiste para siempre...

Un abrazo

Nobska dijo...

Casi que no pude leer el final, por esas mismas "lágrimas suicidas" en mis ojos, que terminaron por traicionarme. Te abrazo fuerte.

Pamela dijo...

Uyy! menos mal que no la mataste. Pero me mantuviste sin respiración hasta el finale!!

Recontra dijo...

ESTE POST FUE ARTE...





SIGO PENSANDO QUE FUE GENIAL...

Mireya dijo...

Que alivio nene, pensé que me la matabas a la chica, uf, bueno, muy amable de tu aparte perdonarle la vida , saludos.(no sabés hoy vi una mujer muerta en la calle, de verdad fue horrible)

JJ - dijo...

No se pierde lo que nunca fue nuestro, sólo palabras de poetas porque en la realidad se atragantan los recuerdos y la marcha se hace lenta en este rebobinar el pasado.
Me gusta cuando buscas confundir y logras el desenlace inesperado.
Un gusto leerte.
Besos nupciales jejejeje.

Alicia dijo...

JAJAJAJAJAJ QUE WACHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

YO ESTABA LAGRIMEANDO, IDENTIFICÁNDOME CON LO QUE SERÍA VIVIR LA MUERTE DE ALGÚN EX NOVIO!!!!!

TE ODIO. SNIF.

Willowcita dijo...

ay carambaaaaaaaaaa pensé que las flores terminaban en una muerta... por dios.
cualquiera.

Maria Cristina dijo...

hay que post mas bueno, un placer estar de vuelta y leerte maestro, abrazos

Franziska dijo...

Estas historias narradas en primera persona parecen tan reales que hemos estado creyendo que nos contabas la tuya. Y por lo que he visto, has conseguido engañar a unos cuantos de tus lectores. buen efecto.