03 octubre 2006

Entre sueños y ensueños

Día extraño, difícil el que se presentó hoy, desde tan temprano…
Me viniste a visitar en sueños, pero en uno de esos que al despertar tenés las marcas todavía latiendo, sangrando, gritando de dolor y de placer.
Cuando abrí los ojos me sentí envuelto en un dulce despertar, pero que en un segundo pasó a amargarse por darme cuenta que se trataba de un maldito e inconsciente sueño, y encima cuando me dispuse a darme vuelta y volverme a dormir, el gallo electrónico sonó como si estuviera anunciando el fin del mundo y no, simplemente, que ya era la hora de levantarme.
Después de apagarlo contra la pared más cercana, me estiré con ganas y fue cuando sin querer te toqué la espalda. Estabas profundamente dormida, inmensamente hermosa, vestida únicamente con la sábana de seda que descansaba a tus pies.
Entonces me quedé mirándote, disfrutándote, pensándote, recordándote, imaginándote…
Me acerqué a tu cuerpo de curvas peligrosas y quise darte un beso en esos labios entreabiertos, pero el pelo que te caía salvajemente sobre la cara me hizo cosquillas en la nariz.

Estabas acá, compartiendo mi cama, la misma en la que tantas veces te soñé.
Estabas acá, con tu cabeza en parte de mi almohada, la misma a la que tantos secretos le confesé.
Y entonces, mientras la ciudad comenzaba también a despertar, me di cuenta que el sueño continuaba y no le di mayor importancia al mundo exterior. Ahora me interesaba nada más que este mundo que nos encontrábamos compartiendo.
Quité el pelo que cubría tu rostro y te di un beso. Tu boca me respondió y abriste los ojos.

Me miraste dormida, sorprendida, encantada.
Yo te sonreí y te dije que te amaba. Vos me dijiste lo mismo, pero sin palabras.

Por la ventana se podía ver la lluvia que comenzaba a caer sobre esta extraña primavera.
En el espejo pude ver las lágrimas que la lluvia confundió cuando me tuve que ir a trabajar.
Y entre tanta gente me quedé solo, más solo que la noche anterior, mientras vos te volvías a escapar.


Ya de noche, ya de regreso y en casa, me estás esperando como siempre, como todos los días.
Nos extrañamos tanto que es un alivio que estemos nuevamente juntos los dos.
El cielo nos envuelve con su manto oscuro y nosotros nos desenvolvemos entre las sábanas.

Día extraño, difícil el que se presentó hoy, desde tan temprano…
Pero todo cambia cuando por fin nos (re)encontramos y volvemos a empezar.

11 comentarios:

Marcelo dijo...

el golpe, la lluvia, el trabajo, la rutina y demás es lo que ayuda a que después uno a la noche pueda soñar y levantarse a la mañana soñando despierto para encarar con protector bucal el nuevo gancho a la mandíbula de la ansiedad...

abrazo de pañal descartable

Rodrigo Daniel dijo...

Tom penso lo mismo en vanilla sky, y termino como termino....

¿Que es la vida, sino tan solo un sueño?



abrazo de cuadraditos (de ricota)

Gasper dijo...

Marce:
Es verdad, pero más que a la defensiva, creo que siempre hay que salir a atacar.
Y si después de un buen sueño nos encontramos con la realidad, eso significa que seguimos vivos.
Y si estamos vivos podemos seguir soñando, despertando y, sobre todo, escribiendo.

Un abrazo descartable

Gasper dijo...

RD:
¿Qué es la vida sino tan solo un sueño?
¿Qué es un sueño sino fragmentos de vidas?
¿Qué es la vida sino un continuo despertar de sueños?

¿Alguien se conforma con un sueño sin vida?
¿Acaso hay algo peor que una vida sin sueños?

Te mando un abrazo de sueños de ricota

Wolf dijo...

Muy bonito, pero a mi me pasa pensando que es sábado y recién es miércoles.
Wolf

Emmanuel dijo...

Me agarro un sueño... Che, vos no estarás enamorado? (está bueno) (las dos cosas)

Gasper dijo...

Wolf:
El sueño de las noches con los días es algo que se da tarde cuando todavía es demasiado temprano.
Pero ánimo, que hoy ya casi es mañana.

Emmanuel:
Sip.
Siempre lo estuve y lo seguiré estando.

Y ahora para los dos...
Buenas noches y a dormir (y a soñar)

Anónimo dijo...

Gasper... y si te digo que a veces a mí tambien me visitan esos sueños? y si te digo que mi corazon ahora los interpreta como pesadillas?
No sé, lo concreto, lo real, los sentidos revolviendose en la vigilia me agitan mas que la almohada, me hacen sentir mejor. Los sueños, por mas que sean una confirmacion de vida, sueños son. Pienso que ese es el problema del que sueña mucho.

Saludos y perdon por no poner todos los acentos!!!

Gasper dijo...

JIVA:
¿Viste cómo son lo sueños?
Entran en nuestra cabeza (¿o ya están en ella?) sin pedir permiso y sin importarles lo que nos causen cuando despertemos.

De todas maneras nuestras vivencias despiertos tendrían que ser mejores que las noctámbulas ¿no?

Pero bueno, mirá Luther King...
Él tuvo un sueño, un gran sueño...

Te mando un abrazo
(aunque no los veamos, los acentos siempre están)

Anónimo dijo...

Gasper! Yo otra vez, te hago una preguntita: me podras decir en donde (en que parte del cuerpo del codigo del Blog) tengo que pegar el codigo HTML de las encuestas?

Gracias por la ayuda!!!

Gasper dijo...

JIVA:
También yo otra vez, te respondo...
Yo no entiendo casi nada de todo esto, pero yo lo pegué un renglón más arriba de los "barrios vecinos" que tengo en mi página.
Igual lo que tenés que hacer es ponerlo e ir fijándote dónde quedó hasta que quedes conforme con la ubicación.

Bueno, espero haberte ayudado, y sinó, no te preocupes, "Su pregunta no molesta".