09 noviembre 2006

Tu nombre

…y de pronto tu nombre apareció. ¿Cómo? ¿Dónde? No importa. Lo interesante (o lo sorprendente) es que tu nombre se hizo presente nuevamente y de ahí en más quedó flotando entre los distintos ambientes de mi casa, dando vueltas carneros y yendo de un lado hacia el otro.
No era hora de afectos que afecten. No son los mismos tiempos que aquellos tiempos sin tiempos. Sin embargo tu nombre apareció y se quedó ahí, con la clara intención de quedarse.

Entonces me quedé observando con detenimiento tu nombre que estaba contra la pared, al costado del ventanal, colgando como una guirnalda de carnaval toda la vida.

Desplegando un disimulo mal empleado, y haciendo como que no te veía, me acerqué hasta la ventana para descubrir que la noche ya se había instalado sobre la ciudad, por más que algunos ojos queden todavía abiertos, entre ellos los míos.
Y lo más probable es que tus ojos también se hayan quedado abiertos, intentando disimular la visita de mi nombre, mientras mirás por la ventana a la misma noche instalada sobre la misma ciudad.

La misma ciudad en la que algunos nombres llegan de visita... con la clara intención de quedarse.



18 comentarios:

Rodrigo Daniel dijo...

preferible que sean nombres y no hombres los que viene para quedarse...

me da ganas de llorar la foto que pusiste... (nose porque....) (en realidad si se, pero es una de las tantas cosas que no se como explicarlas y que solo Rodrigo se las puede explicar a Daniel)

abrazo de cartuchera de 3 pisos

La hormiguita dijo...

Hay nombres así. Los llevamos de un sitio a otro.
Saludos

soleil dijo...

Volver a empezar ese es el nombre de la historia???

Anónimo dijo...

me encanto... todo, me hizo muy bien leerte!!! y no pare de sonreir

Anónimo dijo...

Olvidate, me decia alquien que sabia del tema, olvidate hasta el nombre. Al principio le quise (era menester) hacer caso. Pero me di cuenta que no pude. Me di cuenta, tal como vos pusiste tan bien en este post, las los nombres vienen y se van a su antojo... y que algunos, no se si para bien o para mal, no se van nunca.

Ay, Lacuna...

Un saludo!!!

NeoNativa dijo...

que triste la partida de ese avion, cuando oscurece....
Nombres, si hacen bien al alma que se queden nomas..!
besos

Anónimo dijo...

nombres grabados en el alma, en la piel, en el aire que respiramos....


Lis
de vuelo...

Gasper dijo...

R.D.: Ojo, hay también muchos hombres buenos y que estaría buenísimo que se queden.
Y sobre la foto... supongo que según el estado de cada uno es una imagen triste o de una extraña y personal alegría.
Pero está buenísimo que una imagen o un escrito puede ser un disparador de tantas versiones propias, no?
Te mando un abrazo de cartucho 303

Hormiguita: Es verdad, no vienen solos, están con nosotros.

Soleil: No sé si es un volver a empezar. Quizás la aparición de ese nombre signifique que la historia continúa.

Anónimo: Me alegro que te haya gustado, pero más que haya nombres que te hagan sonreír.

JIVA: Y fijate que en realidad cuando aparecen los nombres, estos nombres, no vienen solos. Si observás bien vas a ver que vienen cargados de recuerdos y una clara y viva imagen de la persona que tiene, justamente, ese nombre.
(y que evidentemente jamás olvidamos... ni olvidaremos)

Neonativa: Cuando alguien parte... todo se oscurece.
Nuestras almas son cofres que seguramente guardan nombres importantes.
(habría que revisar)

Lis: Esos nombres ya son parte de nosotros.
No los podemos negar.
No los podemos ocultar.
No los podemos olvidar.

nadaquedemostrar dijo...

...y por un momento me dediqué a pensar en los nombres que aún estar por llegar a nuestras vidas...(y me alegré!)

Checha dijo...

A mí me gusta soñar personas que no existen, y ponerles nombres.
Pero sólo me queda el recuerdo del nombre.
Esas personas también se me van.

Clarice Baricco dijo...

ufff...su nombre se ha quedado en mis ojos que me deja sin aliento.

cómo rechazarlos?

Abrazos con nombre. Yo también me quedo.

Fer Caleb dijo...

Anduve recorriendo con placer tu blog. Y me sentí muy identificado con el del tercer aniversario... ¡Saludos!

Gasper dijo...

Nada que demostrar: Me parece muy interesante que se esté abierto a las futuras llegadas de nombres y que se les vaya preparando un lugarcito para que se queden.

Checha: Ya vas a despertar y te encontrarás con el nombre de tus sueños, justo el que lleva tu amor.

Clarice: Si están, por algo será.
No hay que rechazarlos.
Hay que buscarles la vuelta.
Clarice... sí, quedate.

Fer: Me alegro por el recorrido y por la identificación.
Bienvenido al barrio.

Moi dijo...

Me recuerda a esos momentos en los que miras al cielo, a las estrellas, a la luna deseando que la persona que te importa este haciendo lo mismo y de ese modo tener una conexion especial. Que grande es el amor...Gracias por seguir paseandote por mi blog. Un besazo

soleil dijo...

Pasaste por mi blog, te doy las gracias y que tengas un superdia

La hormiguita dijo...

"El mundo me parece tan distinto
desde que oí los pasos de tu alma
muy leves, sí, muy leves, a mi lado,
(...)

Observa este bello poema de Elizabeth Barrett:
"Los nombres de lugar son diferentes
porque estás o estarás aquí o allá.
Y ese don de cantar que yo amé tanto
(los ángeles lo saben) me es querido
sólo porque hace resonar tu nombre."
Saludos!

Emmanuel dijo...

Lo importante es la presencia fantasma, la existencia subjetiva. La ausencia física se sufre mucho menos cuando uno posee la capacidad de imaginación de recrear lugares, personas y todo aquello que se oculta atras de un nombre vulgar, que solo sirve para nombrar y que no influye en nada, de lo que realmente nos interesa. El avión se va y se fue, otro llegara, diferente del primero. Que importa? El pensamiento y el recuerdo son los que tienen la verdadera capacidad de dar y quitar la vida. El nombre va y viene. Como el avion.

Gasper dijo...

Moi: Así es, y es tan grande el amor que va de un nombre al otro sin perderse en el camino de la conexión.
Y siempre es un gusto pasar por tu barrio.
Otro besazo para vos

Soleil: Gracias por el superdía (por suerte los voy teniendo)

Hormiguita: Te agradezco los poemas. Me gustan mucho... como algunos nombres...

Emmanuel: Entiendo lo que decís, pero acá trata de que cuando recordamos nombres, también viene todo lo demás.
Te mando un besote hermanito!!!