06 febrero 2007

El secreto de los Mairon


Los Mairon, la gran familia Mairon, junto a su escudo, su bandera, su propia historia llena de guerras, vanidades, poderes, caídas al vacío, grandes amores e infinitas resurrecciones, logré encontrarlos al principio de la página 714 del vigésimo cuarto tomo de una antiquísima enciclopedia dejada al olvido (quiero creer que ocurrió durante un involuntario descuido) en un oscuro y húmedo rincón de la Biblioteca de la Ciudad.
La casualidad siempre tiene su exquisita cuota de causalidad, y si todo esto no fuese verdad, ya me encontraría jurando y afirmando que este único tomo ya había sido hallado por Jorge Luis en una extraña edición de una de sus Enciclopedias Británicas. Sin embargo, puedo asegurar que jamás escribió ni media palabra sobre los Mairon, y mucho menos sobre su ancestral secreto.

Los primeros indicios de su existencia en este mundo datan del siglo XIV, en una pequeña aldea al norte del río Thouson, en el sur de aquella lejana Europa. Según la historia de otros pocos libros, algo sucedió durante la calurosa noche de un agosto impreciso del año 1375, algo que sólo los pocos Mairon que comenzaban a habitar esos suelos pudieron observar y resultaron favorecidos con el privilegio de ser únicos y directos testigos de lo acontecido. Esa noche, los únicos sonidos que lograban infiltrarse entre el silencio existente provenían de la fogata que se encontraba en el centro de la reunión de los Mairon. Nadie hablaba, sólo algunos se atrevían a cruzar algunas miradas que dieran una fina certeza de esa realidad, pero nada más. Era un gran secreto que había que conservar de todo y de todos.

Se sabe con una incomprensible autenticidad que en los inicios del siglo XVII, uno de los grandes patriarcas fue el que dispuso que todo aquel que contenga en sus venas la sagrada sangre de los Mairon, podría tener acceso al secreto de la familia. De esta manera, en un metódico ritual que dura poco más de dos semanas, los viejos preparan a los más jóvenes para recibir el secreto legado que convive con los Mairon desde aquella noche de finales de siglo.

Los Mairon fueron nómades por naturaleza y a lo largo del tiempo fueron viajando e instalándose en lugares desprovistos de semejanzas con el anterior que habían dejado. Así pasaron (sin una escala cronológica) a encontrarse huellas fidedignas de su asentamiento un poco más arriba de la base del Himalaya, y también, más acá en el tiempo, en las blancas arenas tropicales. La insignia de su escudo apareció tallada en un gigantesco tronco de un bosque canadiense, y fueron nombrados, a mediados del siglo pasado, por los Jauras, una ya extinguida tribu del centro africano descubiertos por casualidad ya que al poco tiempo no quedaba ninguno con vida.
Algunos grupos que se dedican desde hace años a intentar obtener el secreto de los Mairon, han arriesgado la difícil teoría de que los Jauras hubiesen podido tener acceso al mismo. Pero se sabe que los Mairon eran extremadamente cuidadosos de sus historias, y así como se encargaban de dejar pocas pero estratégicas huellas de sus pasos por el mundo, también sabían guardar el secreto que los seguía y que cargaban en sus vidas luego de ser sometidos a esa exclusiva ceremonia de preparación familiar.

Los libros ocultos y/o perdidos no agregan mayor información al tema. Lo último que se sabe es lo ya referido a aquella tribu africana, y se dice que hay una seria pista que llevaría a ubicar a los Mairon en estas conocidas tierras sudamericanas. Y entonces me pregunto ¿qué harán si finalmente logran el difícil encuentro de algún descendiente de los Mairon? ¿Acaso lo obligarían a confesar, a que el mundo se entere y sean todos portadores de ese gran secreto que parece haber despertado la cruel curiosidad de unos pocos?

Será por esta misma razón que la existencia y supervivencia de los Mairon se hace cada vez más dificultosa y se debe cargar las pertenencias y mudarse a otros rincones, y así cada tanto, en una rutina que se fue manteniendo de generación en generación.
Y será por la misma causa que cada día me voy repitiendo la historia y la suma importancia de conservar con mi vida el secreto que guardo bajo siete llaves en mi interior a causa de tener el honor y privilegio de que por mis venas corra la sangre pura de los Mairon.
Por ser yo, por ahora, el último sobreviviente de la gran familia de los Mairon.

25 comentarios:

RD dijo...

sip, ahora que me lo decis te pareces al hombre de arriba a la derecha de la foto.... , definitivamente sos un Marion....

shhh, no digas nada, pero el secreto de los Marion es que en el 2007 san lorenzo va a ganar los dos torneos, sisi, los 2, clausura y apertura, y de la mano de Ramon!!!!

abrazo de ansias porque empiece el torneo argentino

Alicia dijo...

No se acerque por mis pagos que su vida corre peligro. Estoy al tanto de modernísimas técnicas de tortura, seguramente eficaces para hacerle vomitar su secreto. Tenga cuidado.
Muy, muy buen relato, señor GASPER. Me gustó mucho sobre todo el comienzo.
Abrazos con aroma a libro viejo. (rico, no?)

P.D.: Cuervo, hay que tarado, me fui a tu cancha y me encontré con un mercado, no sabía yo qué hacer, agarré un changuito y empecé a recorrer, compré frutas y verduras y una duda me saqué, que la nuestra es de cemento y la tuya un almacén... jejeje. Pero aguante Ramón.

Marcelo dijo...

¿?

¿Entonces sos Gasper Mairon? ¿O decendes de otra rama del árbol?

¿Me contás el secreto?
Dale...porfa...

Abrazo!

Celeste dijo...

Me encantan tus relatos!
Siempre que tengo un ratito me paso por aquí...un placer!

Te dejo un abrazo compañero.

Maria Cristina dijo...

muy buen relato gaspor, como siempre maravilloso, un saludo para ti

Gasper dijo...

RD: De verdad me parezco?
O el secreto es que precisás de manera urgente unos buenos lentes?
Che, sobre el desempeño de SL en los torneos 07, ese no sería un secreto... sino un milagro, jajajajaja
Te mando un abrazo de secreto guitarrista.

Alicia: No te preocupes que existen maneras más amenas que me obliguen a contar el secreto de los Mairon, jajajajaja
P.D.: (Y los precios cómo están?)

Marcelo: Está bien, pero solamente porque sos vos.
Acercá el oído...

Celeste: Me alegro que te gusten las historias de este lado y que tengas ese ratito para dedicarme.
Me siento halagado por todo eso.
Te mando un beso

María Cristina: No sé si como siempre, pero de todas maneras te agradezco la exageración.
Beso grande para vos

Soleil dijo...

Gasper estas hecho mas que un escritor...lindo tu topico¿donde estudiaste periodismo?
Abrazos enormes desde Miami

recomenzar.blogspot.com

mi despertar dijo...

Gracias ahora desde mi despertar...pongo azul en tu blog.
Besitos desde la isla de mis sueños. Espero respuesta a lo que acabo de postear...me interesa tu opinión

mi despertar dijo...

Gasper...gasper...estas enamorado del amor!!!!!!!!!!!!

Gasper dijo...

Soleil: Es verdad, estudié periodismo, pero no creo haberlo dicho.
De todas maneras me alegro que te haya gustado el escrito.
Besos

Mi despertar: Sí, el azul es mi color preferido y ya mismo me voy para la isla.

Mi despertar: Creo que te gustó mi "opinión" en tu post.
Pero a mí me gusta más que pases por acá y siempre dejes tus hermosos reflejos.
Te mando un beso ENORME

P.D: (y no sólo del amor...)

nadaquedemostrar dijo...

...o sea que no te pareces al señor de la derecha...lástima...yo que ya tenía la lupa preparada...jaja

Hermoso escrito...intrigante...en serio...no serás capaz de dejarnos sin saber el secreto...

Isabel dijo...

Si yo fuera tú,nunca me habria descubierto a todos... ;-)
La curiosidad humana es insaciable,Gasper,ya sabes lo que te espera...
Original,sin dudas...
Mis saludos desde el "más allá" jeje...

Arleqino dijo...

la gran familia Mairon y su secreo se enredan en el tiempo, entre plieges y replieges de historias olvidadas y no por eso perdidas, la familia nómade que vuelve de sus caminos entramados en el mismo cerebro de sus habitantes... y quizás todos pertenezcamos a una rama de esa familia.

un gran texto mi amigo
te dejo un abrazo.

soleil dijo...

Sobreviviente escuchame me parece perfecto el -SI QUERIdA Nosotras somos las que controlamos
Besitos

Gasper dijo...

Nada que demostrar: No, no es necesaria la lupa (!)
Y secretos son secretos
(aunque siempre se encuentran maneras de hacerme confesar)
Te mando un beso secreto

Isabel: Sip, me parece que me voy a cambiar el apellido.
Te mano un beso... hacia allá, hacia el más allá

Arlequino: Bueno, se dice que, al igual que los monos, el hombre también desciende de algunos árboles.
Y seguramente todos tengamos más de alguna rama en común.
Abrazo para vos

Soleil: Jajajaja...
Sí, querida, ¿no te dije ya que tenés razón?
(aclaro que este mensaje viene de una respuesta a otro mensaje)


(y ya que ando por el barrio, les digo que cualquier cosa que me quieran decir o hacer llegar y no por este medio, en la página está mi dire de mail)

Besos y saludos para todos...
Y no insistan con el secreto de los Mairon..., jajajaja

Clarice Baricco dijo...

Sigue escribiendo la historia.
Sigue dejando testimonio.
Sigue más allá de un apellido.
Sigue...sigue...

Besos

soleil dijo...

Pasé por lo de Ali y te ví, parece que escribimos a la misma gente
Buen fin de semana

Gasper dijo...

Clarice Barrico: Sigo, sigo, sigo... y sigo.
Gracias por tus palabras.
Te mando un beso

Soleil: El cartero va a estar agradecido, jajajaja
Besos

mi despertar dijo...

Gasper!!!!cuando volvés a escribir...vamos!!!!

Ferípula dijo...

Me encanta esto de seguirle la huella al árbol genealógico...en mi familia "genial-lógico"....qué humilde!
Cada vez que viajo le saco otro recorte de recuerdo a mi abuela...

Ser el último suena apocalíptico!!! Pero, no tenés un hijito? Entonces...no serías el last Mairon iupiiiii!
Puse fotos de la abuela, venís?

Marcelo dijo...

Parece que al señor Gasper la guitarra lo dejó sin palabras...
Dicen que la música habla por si misma, por lo menos dejanos escuchar lo que dice!

Abrazo!

Celeste dijo...

Precioso lo del seguimiento de tu familia. Sé que estarás disfrutando al escribir todo esto. Te mando un abrazo grande.

Este es otro blog que comienza su andadura de mi mano:

http://historiapetra.blogspot.com/

¿Podrías echar un vistazo y darme tu opinión? te lo agradeceré mucho.

Gasper dijo...

Mi despertar: Ya, ya, ya estoy volviendo.
Besos y gracias por esperar

Ferípula: Sip, las historias familiares (y más las de cada uno) tienen ese gustito tan sabroso que siempre gusta y siempre sorprende.
Ya estoy yendo a conocer a tu abuela...
Besos para las dos

Marcelo: La guitarra quedó abandonada después de enfrentarme a la complicada nota sol.
Igual sigo escribiendo (y rasgando un poco)
Abrazo de locas cuerdas

Celeste: Siento informarte que en realidad no pertenezco al clan de los Mairon.
Se trata de un simple juego.
(y además no creo que nadie a esta altura me quiera adoptar, jajajaja)
Te mando un beso grande y ya voy a visitarte por el nuevo barrio

Juan Ignacio dijo...

Excelente historia. Aunque si uno de tus antepasados se enterara que la publicaste en un medio como internet te llenaria a patadas...!

Un abrazo!

Gasper dijo...

JIVA: En realidad es al revés...
Porque me llenaron de patadas es que publiqué la historia en internet, jajajajajaja

Otro abrazo para vos y bienvenido nuevamente al barrio