12 febrero 2007

Entre amigos

Los últimos fines de semana fueron realmente inolvidables…

Todo comenzó (¿o terminó?) con la festichola como pretexto de celebración por el casamiento entre Be & Va.
Algunas palabras, algunas sonrisas, mil grados de calor, y la conocida libreta que ya pasaba a ser parte de sus vidas.
Enseguida el complot se organizó y la flamante pareja tuvo que pasar por la denominada “guerra de arroz”, de la que todavía se recuerdan algunos actos heroicos y lanzamientos con gran precisión.
Luego de una comida casera, un aire sin acondicionar, y las risas y bromas siempre tan presentes, nos retiramos hasta el otro día en el que nos encontraríamos nuevamente pero por la noche, con ropa más lustrosa, y dentro de la iglesia a la que alguna vez ya habíamos asistido para otro casamiento.






Las palabras y los murmullos dieron lugar a la ovación luego del beso, y en un lento andar, el vestido blanco y el frac comenzaron a recibir las muestras de cariño que a esta altura no hacían falta pero igual quisimos mostrar. Y así, poco a poco, durante la noche que prometía acompañarnos, nosotros, los amigos, realizamos el gran escape en caravana hacia el salón donde se realizaría la fiesta.
Y entre el famoso vals giratorio y el descarrilado trencito del carnaval carioca, pasamos por todos los ritmos que los cuerpos y sus almas nos permitieron mover y disfrutar.
La comida, el lanzamiento del ramo de la novia y la preciada botella del novio, las anécdotas entre mesas, las risas más allá de los límites, los juegos salseros, los disfraces, los new love, las propinas necesarias, las bromas sin pesar, y las fotos como un claro testigo que registra un buen momento entre tantos otros buenos momentos.

Finalmente, la mañana ya se había instalado afuera y los novios ya se encontraban preparándose para partir hacia la luna de miel por las tierras sureñas de nuestro querido país.
Uno a uno nos fuimos despidiendo de todos con un beso a manera de brindis, y después de dejar estampados nuestros deseos y sensaciones, nos retiramos esperando el próximo (re)encuentro que no tardaría en llegar.




Y llegó el siguiente fin de semana, con la mayoría embarcándonos desde muy temprano en El Tigre donde nos esperaría una jornada muy buena.
Cecilia y Pablo habían sido los encargados de invitarnos a su casa ubicada sobre el río, y todos nosotros fuimos los encargados de aceptar enseguida la invitación.


Y desde el preciso encuentro en el lugar de partida, comenzó otro día más entre amistades y corazones sonrientes.
El barco entre las pequeñas olas nos depositó en el lugar exacto, y la ronda de mate acompañó las charlas chismosas y divertidas que hicimos durante todo el tiempo.
Luego llegaron las charlas entre hombres en el quincho y la aparición de santas bebidas dieron la señal para comenzar a encender el fuego que tan bien controlaría Leo, el asador del día.
Y entonces vinieron los paseos en el petit bote del dueño de casa, la nueva ronda de mates, las zambullidas y lecturas noticiosas, el aire tranquilo que siempre viene bien respirar, la espera del colectivo acuático, y finalmente el viaje encontrado de regreso.






Y más allá de las imágenes grabadas en las retinas de la buena memoria y en medio de tanta diversión, fue nuevamente muy emocionante estar todos allí reunidos y ver, por ejemplo...

A la Colo que ya está a tan poco de dar a luz, y a Leo con tantas ganas de esa luz.
Al cuervo de Juan y a Lili verlos tan fascinados con su pequeña Sofía.
A Cristian, un wolf que siempre está acompañando y guiando
A Sandro y su humilde inocencia que lo eleva del suelo
A Nico y sus historias para enmarcar
A César con sus risotadas y a “la rubia” que sonríe, junto a la bella Rocío
Be & Va ausentes con aviso (aunque igual de presentes)
Y Vale y Fede y yo, tan felices de los pedazos de amigos que tenemos, compartimos y disfrutamos.

15 comentarios:

Isabel dijo...

¿Quién duda de una de las cosas que menos nos cuestan y más valen son nuestros amigos?
Enhorabuena por contar con tantos y buenos.Saludos para todos y enhorabuena también para los recién casados...
Un abrazo,Gasper.

Alicia dijo...

¡Qué lindo Gásper!!! Yo nunca digo que mis amigas son como mis hermanas, sino que es hermoso también sentir a los hermanos como amigos. Los amigos... ellos... son indefinibles, no?

Abrazo de cyberamiga :)

soleil dijo...

gasper cada vez conocemos mas de vos, la próxima es el dormitorio???? NO ME MATES....es una broma

Lo. dijo...

Que lindo!
Solo eso, no hace falta agregar nada.
Te felicito por tener y mantener amistades así.
Un beso grande (y rta en mi blog)

RD dijo...

"...esta lloviendo pero yo no me voy a mojar, mis amigos me cubren cuando voy a llorar..."

espero que andes guitarreando por doquier....
te voy a enseñar a tocar "no quisiera" la proxima vez que haya una oportunidad con nuestra amiga de 6 cuerdas...

abrazo de una banda llamada "Musica de Fondo" y sus exitos como por ej "SABADO LIBRE" o "EL PRESO"

Anónimo dijo...

Muy bonitas palabras y esperemos otra pronta reunión.
Wolf GPS

Juan Ignacio dijo...

Gasper, como le va?? Friends to be friends, no?

Me estoy poniendo al dia con su blog!!!

Un saludo grande!

nadaquedemostrar dijo...

...todo un detallazo compartir esa entrañable foto y lo que representa!

Un beso (ahora puedo decir lindo con conocimiento de causa!)

Clarice Baricco dijo...

Qué hermosa vivencia, con ganas de que se repita verdad? pero es cuando debemos de guardar esos instantes de felicidad y que bueno que tú los has guardado en estas letras y que nos la compartes.

Abrazos soleados..

Gasper dijo...

Isabel: Sip, es una fortuna tener buenos amigos y en ese sentido yo me siento muy afortunado.
Besos

Alicia: Yo digo que los amigos son hermanos elegidos.
De todas maneras es difícil definir algo que en realidad se debe sentir y disfrutar.
Te mando un beso, querida cyberamiga, jajajaja

Soleil: Y quizás la próxima sea el dormitorio, jajajaja
Pero hablando en serio, me parecen buenas ciertas transparencias que permitan ver el corazón, y en este caso, para hablar de mis amigos, no había ropaje más cómodo que ese.
Va un beso para allá

Lo: Gracias!
Sé muy bien que vos también sabés de qué se trata.
Otro beso grande para vos

RD: Nuestra amiga de seis cuerdas está medio abandonada ya que me crucé con un sol inentendible.
De todas maneras espero ansioso escuchar la música de "No quisiera..." como el regalo más maravilloso y musical recibido.
Un abrazo sentado en tu misma mesa

Anónimo (Wolf): No dudo que una pronta reunión llegará para que volvamos a disfrutar de este himno a la amistad
Te mando un abrazo enorme

JIVA: Sip, de eso se trata.
Me alegro que esté de regreso y póngase al día tranquilo con algún buen mate de por medio
(ya sabemos lo que sucede con sus remeras cuando hay tequila cerca)
Un abrazo de bienvenida

Nada que demostrar: Se supone que uno debe compartir lo mejor, y ellos son una buena parte de eso.
Y sobre el conocimiento de causa... me pregunto si habrás embocado esta vez con la lupa sobre la persona indicada.
Te mando un beso lindo (pero lindo de verdad)

Clarice Baricco: Sip, parece que este lugar se va transformando en un lugar demasiado valioso por la cantidad de recuerdos y sensaciones que van apareciendo y que con sumo gusto las comparto o, por lo menos, dejo que pasen y vean y sientan.
Un beso cálido para vos

NeoNativa dijo...

qUE LINDO REALMENTE
Cuanta emocion, eso si que vale horrores!!
A mi me espera un casamiento en marzo y estoy tan pero tan nerviosa!!
Me muero de amor con estas cosas

Adam & Eva dijo...

Your visits to our blog make us both happy. Thanks for continuing to read us! Friends are a gift that only you choose.....so choose wisely!

Maria Cristina dijo...

La verdad que los matrimonios traen grandes post como este, gracias por visitarme y que pases un lindo dia

Arleqino dijo...

y entre amigos pasan las mejores horas de la vida...

un abrazo

Gasper dijo...

Neonativa: Tan nerviosa por el casamiento?
Es el tuyo?
Bueno, pero no te mueras de amor, mejor vivilo con amor.
Besos

Adam & Eva: Me alegro por lo happy, and por eso seguimos con the intercambios.
Kisses & besos

María Cristina: Siempre hay buenas excusas, y de nada por la visita

Arlequino: Así es, las horas que mejores quedan en los relojes de los buenos recuerdos
Un abrazo grande